Por: Haideer Miranda Bonilla.

La protección de derechos fundamentales no es una competencia exclusiva de cada Estado, diversos organismos internacionales, como la Organización de Naciones Unidas, se han encargado de establecer declaraciones, convenios y tratados para garantizar dichos derechos. Se habla entonces de una tutela multinivel de los derechos fundamentales. Asimismo, diversos factores como la globalización, avances científicos y tecnológicos o la internacionalización de derechos humanos han dado lugar al surgimiento de nuevos derechos, entre ellos el acceso a Internet como derecho fundamental.

Las nuevas tecnologías y los avances científicos han influido en el ámbito de los derechos fundamentales cuya tutela jurisdiccional se caracteriza por un «costituzionalismo multinivel». En este sentido, existe una tendencia en el ámbito constitucional y convencional que ha reconocido el acceso a internet como un derecho fundamental, lo cual responde a un cambio de paradigma que han potenciado las tecnologías de la información y comunicación (TIC). El presente estudio pretende abordar el acceso a internet como un nuevo derecho fundamental, sus características y algunos supuestos en los cuales se ha acreditado su infracción en sede constitucional, así como los retos que enfrenta en particular en relación a cuestiones ligadas con la accesibilidad.

Este artículo analiza la Internet como un derecho social que debe ser satisfecho con prestaciones públicas; para fundamentar esta posición se utiliza normativa de instrumentos internacionales así como referencias jurisprudenciales. Además, se determinan las deficiencias que existen en cuanto al acceso a Internet en Costa Rica y se hace un llamado a la búsqueda de soluciones para que toda la población tenga un efectivo y mayor alcance a esta Red.

El acceso a internet tiene una serie de principios orientadores dentro de los que se destaca: 1. Acceso; 2. Pluralismo; 3. No discriminación. 4. Privacidad. La accesibilidad del servicio de internet es sin lugar a dudas uno de los grandes retos que enfrenta esta temática a fin de eliminar la brecha digital que existe entre el centro y periferia o incluso entre países, motivo por el cual tal y como se afirmó en los informes supra citados la meta del acceso universal a Internet ha de ser prioritaria para todos los Estados. Nótese que recientemente el Presidente de la Comisión Europea prometió durante su discurso sobre el estado de la Unión Europea equipar cada pueblo y ciudad con wifi gratis, cubriendo toda la Unión Europea con acceso a la red inalámbrica, sin embargo, ese anhelo puede ser alcanzado por otras realidades geográficas donde los recursos estatales son limitados. Por último, en nuestro ordenamiento jurídico se evidencia como el recurso de amparo se ha convertido en un instrumento para tutelar la accesibilidad pues se han declarado con lugar varios recursos por la omisión de las autoridades estatales competentes en realizar los estudios correspondientes para llevar el servicio de internet a zona lejanas. Además, se constata que nuestro país enfrenta grandes retos en relación a la velocidad de acceso a internet sobre los cual falta mucho por mejorar.

Puede descargar el texto completo de este artículo aquí.